Hoy toca flamenco. ¡Olé!

El flamenco, considerado como una de las principales tarjetas de presentación de la cultura española, es una expresión artística con una larga tradición, resultante de la fusión del baile, el canto y la guitarra. Hoy queremos invitarlo a conocer mejor este arte, que está clasificado desde 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, de manera que, con permiso de los españoles, ya forma parte de todo el mundo.  🙂

Sin lugar a dudas, pasión e intensidad son las palabras que mejor definen el flamenco, puesto que están presentes tanto en el dolor que se transmite a través del cante jondo como en la alegría y la sensualidad de las bailaoras sevillanas. La expresividad de este arte pone los sentimientos a flor de piel y es capaz de emocionar a cualquier persona, independientemente de su idioma, con los pasos contundentes del zapateao, el colorido de los trajes típicos, el lamento de las voces gitanas o los golpes frenéticos en los cajones, que hacen saltar nuestros corazones para acompañar ese ritmo acelerado.

A pesar de que existe una gran controversia en relación con sus inicios, el flamenco, tal como lo conocemos hoy en día, se originó en Andalucía alrededor del siglo XVIII, entre las provincias de Cádiz y Sevilla. Los primeros artistas surgieron en el barrio sevillano de Triana, un lugar que, junto con Jerez y Cádiz, contribuyó a que el flamenco dejase de ser una expresión folclórica para convertirse en un género artístico.

El flamenco nace como una seña de identidad de numerosos grupos y comunidades, en especial de la etnia gitana, que desempeñó un papel esencial en su evolución. La convivencia socioeconómica y cultural de la comunidad árabe, la población judía, la etnia gitana de origen indio y el pueblo autóctono de Andalucía dio lugar a esta manifestación cultural única que no es posible encontrar en ningún otro lugar del mundo. Por ello, no puede enmarcarse en una categoría de música o baile étnico, pues representa la diversidad y no la particularidad de una etnia.

En la actualidad, el flamenco está presente un poco por toda España y es conocido en el mundo entero. A pesar de que Sevilla es su lugar de nacimiento, Madrid constituye a día de hoy un lugar destacado en la promoción de este arte, ya sea a través de la industria discográfica o mediante la formación de artistas y la organización de espectáculos. En Madrid, al igual que en Sevilla, se puede asistir cualquier día de la semana a grandes espectáculos de flamenco en los teatros de la ciudad, así como a pequeños recitales de cante y baile en los tablaos, bares o salas de flamenco que ofrecen la posibilidad de disfrutar del flamenco más puro mientras saboreamos una cena deliciosa o una buena copa de vino.

¿Qué? ¿Vamos a ver algo de flamenco? Descubra la autenticidad de este arte, resultante de la comunión entre bailaores, tocaores y cantaores, en una irónica alusión a la diversidad cultural que se encuentra en sus orígenes. Consulte aquí nuestras rutas por la capital española y atrévase a embarcarse en este mar de emociones. Verá cómo, en poco tiempo, se sentirá como un verdadero madrileño.